jueves, 20 de abril de 2017

LA CULPA ES DEL PSOE

La pasarela de detenciones y imputaciones que estamos viendo dentro del Partido (Mafia) Popular tiene muchos culpables.

Los primeros, obviamente, el propio PP, organización dedicada exclusivamente a delinquir como cientos de pruebas demuestran. 

Los segundos, también obvios, Ciudadanos, partido creado con el único fin de mantener en el poder a los que llevan años saqueando el país. No me extenderé sobre esto porque ya conocemos a Rivera y su tropa, incapaces de decir una verdad ni aunque les paguen. 

Pero los peores culpables, por traidores, son los miembros (infinita mayoría) del PSOE. 

Pero ojo, no solo la gestora no, también todos esos votantes acólitos que a día de hoy siguen defendiendo, con la misma vergüenza que memoria, todo lo que ha hecho su partido. 

Y sí, también el impuesto mártir Pedro Sánchez, el mismo que firmó con Ciudadanos, el mismo que luego dió una entrevista lamentándose de que se lo habían impuesto, pero de nuevo el mismo que retoma los argumentos de "Podemos no me votó" cuando en aquella entrevista que el desmemoriado Sánchez ha olvidado dijo que le habían prohibido pactar con Podemos. 

Pero si algún sector del PSOE se lleva la palma de miseria moral y de falsedades vergonzosas es sin duda el sector "Susanista". En todo su esplendor. 

Tanto la faraona como sus (¿puedo poner lameculos?) secuaces hacen de la mentira un ejercicio de profesionalidad. 
Estos "socialistas" que arrebataron  con nocturnidad y alevosía el deseo de los militantes cargan hoy sobre sus hombros la vergüenza de toda la corrupción del PP. 

Era un escándalo que Pablo Iglesias pidiera (con poco acierto en las formas) la mitad de ministerios para Podemos. Un escándalo. 
Y sin embargo, a esos mismos seres no les resulta escandaloso que esos ministerios estén en poder del partido más corrupto de la historia de la democracia en Europa. A esos socialistas orgullosos les provocaba sarpullidos que Pablo Iglesias y Podemos tuvieran cargos, pero les tranquiliza, muy socialistas ellos, que los ostenten la derecha Franquista y corrupta. 
¡Qué escándalo era que Pablo Iglesias pidiera ministerios!

Y qué escándalo era que quisiera que los catalanes votaran. 

Socialistas y demócratas. Mucho socialistas y mucho demócratas. 

Pero no, no han acabado, su desvergüenza, como la corrupción de su socio de gobierno, es infinita.

Ya es sabido que el PSOE pactó el 80% del programa con  los que ellos mismos llamaban "Nuevo PP".
Ya es sabido que los militantes de Podemos votaron masivamente contra ese pacto.
Ya es sabido que Ciudadanos ha declarado más de una vez que su objetivo era que Podemos no pactara.

Les da igual a los Gusanistas, perdón, Susanistas. 

Todavía hoy, 21 de Abril, los infectos seguidores de la fontanera atacan a Podemos por no querer a Pedro Sánchez, el mismo Pedro Sánchez que ellos no quieren, que crucifican y que echaron a patadas.

Todavía hoy siguen culpando a Podemos de que gobierne Rajoy.
No alcanzo a entender de que material hay que tener el rostro para decir que la culpa de que gobierne Rajoy es...
¡De quien votó en contra de Rajoy! y no de quien se abstuvo.

¿Ustedes creen que somos imbéciles? 
¿Cómo cojones (me puede la rabia) pretenden que queramos a Pedro Sánchez al frente de un gobierno (y junto a Ciudadanos) cuando ustedes no lo quieren al frente de su partido? 
¿Tal nivel de estupidez nos suponen? 

Que no señores, que no somos Felipistas, que tenemos estudios e información. No somos los ilusionados votantes rurales salidos de una dictadura. 
Engañen así a los suyos, a nosotros no. 

Todos aquellos que acusan a Podemos de no votar a Sánchez son los que ahora hacen campaña contra... ¡Sánchez! 

Tiene.... Guasa. 

Al menos sean sinceros por una vez, quítense la careta roja que tienen llena de mugre y reconozcan que están ustedes contentos, pues antes que ver a un podemita en el gobierno, prefieren ustedes ver a un corrupto del PP. 

Así de miserables son ustedes. 
Y así de socialistas

martes, 18 de octubre de 2016

UN SEVILLANO EN CATALUNYA


De Sevilla a Barcelona hay unos mil kilómetros, arriba o abajo, apenas hora y cuarto de vuelo o 5 horas de AVE.

Parece poca distancia para que en el camino se distorsione tanto la realidad sobre lo que en Catalunya ocurre. Pero claro si uno sale de Sevilla en dirección Lleida ha de pasar antes por Susana Diaz y sus constantes ataques a aquella tierra que acoge a tantas familias de raíces andaluzas. Y claro antes de salir de Andalucía ya nos hemos creído que a los hijos de andaluces allí se nos insulta y se nos desprecia. Y por si no somos del bando de Susana, antes de irnos, personajillos como Álvaro Ojeda nos dejan para el viaje algún video de esos pseudo graciosos contándonos lo peor de los catalanes. Eso sí, nos lo cuenta enseñándonos lo peor de los andaluces, que de eso Ojeda hace gala y popularidad.

Luego pasamos por Madrid y nos regalan (porque pagar va a ser que no) La Razón o la cosa esa que publica Eduardo Inda. Vamos por la mitad del viaje y nos cuentan que como Mas y Pujol son presuntos (ejem ejem) corruptos, pues el sentimiento independista está manchado de corrupción, cosa tan absurda como pensar que cada Madrileño que se sienta respetablemente orgulloso de ser español, está igual de manchado de corrupción como el madrileño Granados. Digámoslo claro, ¡qué estupidez!.

Seguimos nuestro viaje que se acerca a su final cuando nos encontramos con Albert Rivera, que habla con la autoridad de ser catalán. Un catalán, eso sí, que se vino a hacer política a Madrid porque los catalanes no le han dado ni una alcaldía. Bueno y porque había que frenar a Podemos, eso ya lo sabemos.

El autorizado catalán Albert Rivera nos cuenta una historia de opresión a los españoles que se sienten como tal en Catalunya. Nos vende un relato donde a los que se sienten españoles allí se les acosa, agrede y se les niega su lícito idioma.

Así que llego asustado a Barcelona, pues no sé hablar catalán y me siento español (ojo, no he dicho orgulloso español ¿orgulloso de qué?).

¿Y sabéis ese catalán maleducado que se niega a hablarme en castellano? Pues no lo encuentro, y mira que lo busco, aunque sea para hacerme una foto con él. Nada, ni rastro.
La gente me saluda, algunos, en catalán, y en cuanto descubren mi indisimulable acento andaluz me responden en castellano. Eso sí, muchos al despedirse me dicen "deu". Qué mala gente, seguro que lo hacen por joder, no como cuando yo me despido de mis amigos con un "ciao". Yo lo hago con cariño.

Como van pasando los días, y no me han agredido ni nada (he tenido suerte señor Rivera) me envalentono y le pregunto a un independista el motivo por el que no reclaman la independencia por vías legales, modificando la Constitución, esa sagrada Constitución que hay que obedecer siempre (salvo alguna cosa como el derecho a vivienda o trabajo digno). Y el independentista, sin sacudirme ningún sopapo ni nada (qué raro) me contesta:
"¿Cómo cambiar la Constitución o buscar una fórmula legal si los partidos estatales, salvo Podemos, bloquean cualquier iniciativa legal? ¿Cómo hacerlo si aunque todos y cada de los catalanes votaran al mismo partido no tendrían mayoría suficiente en el congreso para hacerlo?"

Ostia tú (que catalán ha sonado eso, se me va a pegar el acento de aquí) me ha dado un argumento. Que podré compartirlo o no, pero no me ha dicho que odian España ni cosas de esas que me contaban durante el viaje.

Como seguro que están fingiendo y que en el fondo me odian, voy a provocarlos y les digo que soy del Real Madrid (voy a saco).... Y me contestan que entonces me sentiré acompañado por allí, pues es la Comunidad Autónoma con más peñas del Real.

Pasan los días y escucho a más indepes poner a caer de un burro a los corruptos de aquí y de allí. Sí sí a Pujol y Mas también, pero con una diferencia, ya que hablamos de corrupción, y es que en Catalunya en las elecciones del 26J el partido que más votos sacó fue En Comú Podem.
¡La leche! ¿En Catalunya no ganó las elecciones un partido imputado como en España? ¿Pero estos catalanes no eran unos corruptos como Pujol?

Empiezo a pensar que me he equivocado de Comunidad. He debido bajarme en otra parada porque esta no se parece a la Catalunya que me contaban allí en mi sevillana tierra. Me viene a la mente cuando hace unos días, asqueado por los continuos casos de corrupción, publiqué un tuit diciendo que si Catalunya se independizaba me iría allí a vivir. Recuerdo las decenas de contestaciones de catalanes que me abrían sus brazos con cariño y hospitalidad.

Me quedan menos días en esta tierra, y no se crean, también me han contado los indepes muchas cosas que allí funcionan mal, y se lo crean o no, no le echan la culpa de todas al estado español. Más bien son bastante duros con ellos mismos y los recortes por ejemplo que allí se han aplicado.

Y al final la gran pregunta, la gran cuestión, ¿romper España no es también asunto de los demás españoles? Pero eh, es una pregunta trampa, porque NINGÚN partido, repito NINGUNO, ha planteado siquiera la idea de la posibilidad de cambiar la Constitución para que incluya el derecho a decidir. NINGÚN partido ha planteado la posibilidad que todos los españoles voten a favor o en contra del derecho a decidir. Como digo es una pregunta trampa, una quimera, un, seamos claros, argumento de tuitero cuñado.

Esos partidos patriotas de pulsera e himno no les preocupa solo que los catalanes decidan. Les preocupa que decidamos todos, ellos y nosotros. Les preocupa, en definitiva, la democracia.

Se acaba mi visita al mordor catalán y conquistado por aquella tierra se me ocurren muchos motivos para, como español, no querer que se vayan.

Lo que no se me ocurren tantos, son motivos para que los catalanes quieran quedarse.

Salvo, si cuenta, mi apoyo y cariño.

domingo, 9 de octubre de 2016

SI YO FUERA DEL PSOE

Si yo fuera del PSOE no sería socialista. Es de perogrullo y basta la Real Academia de la Lengua Española para explicarnos la abismal diferencia entre socialismo y PSOE.

Pero hagamos un ejercicio de imaginación. Imaginemos que soy del PSOE. Militante para más señas, si vamos a contar una historia que sea con sus detalles y su todo. 

Si yo fuera del PSOE, decía, estaría indudablemente preocupado por los nefastos resultados que mi partido lleva sacando elección tras elección en los últimos años. Pero si fuera del PSOE aun recordaría a los dirigentes del partido sonriendo cuál anuncio de Colgate en la valoración de los resultados del 26J.  Esos 85 diputados que ahora esgrimen los llamados "golpistas" como una catástrofe, fueron ampliamente festejados en su día por haber supuesto el No Sorpasso de Podemos.

Pareciera que lo que entonces era un triunfo ahora es un descalabro.

O mentian antes o lo hacen ahora. 

Y allí lanzaron aquella campaña del NO es NO. Allí fueron esos militantes a "partirse la cara" con cualquier podemita demagogo que osara insinuar que "su" PSOE iba a hacer presidente a Rajoy. ¡Qué locura!

Un pequeño ejemplo, la dueña de la tienda donde compro habitualmente me ha firmado un papel donde me invita a una cerveza si el PSOE se abstenía. Bueno, eso que me llevo. 

No es no, decían. No es no, repetían. 

Así que si yo fuera del PSOE estaría disgustado por los resultados electorales pero satisfecho por la coherencia de mi partido. 

Y de repente un rumor que llegaba del sur. ¡Ay mi sur! 

Pero seguíamos en el No es No. El PSOE jamás permitiría gobernar a la derecha. Jamás. 

Bueno, salvo ese pacto con Ciudadanos. Cosillas. 
Ese pacto con Ciudadanos que también había empezado.... En el sur. ¡Ay mi sur! 

Y de repente, Booom. Mi PSOE ya no era mi PSOE. Mi Secretario General al que yo voté era apartado de forma abrupta por una élite de barones amparados y azuzados por el emperador Felipe González. 

Como buen militante, me pego al televisor para informarme de lo que ocurre y veo desfilar a periodistas pidiendo la cabeza de Sánchez. Periodistas muy socialistas como Francisco Marhuenda, como Isabel Durán, ¿Inda?, he dicho periodistas. 
Ahora toda la derecha mediática de este país se decía preocupada por el pobre PSOE. Toda esa maquinaria que ataca y ataca al PSOE día sí y día también, ahora se preocupaban por el PSOE y pedían la dimisión de Sánchez. 

Y yo, que soy muy cortito, pienso que si los de derecha no quieren a Sánchez.... Yo tengo que quererlo. 

Me voy a Ferraz, pancarta en mano y veo llegar a un militante de Alianza Popular, ah no, disculpen es Guillermo Fernández Vara, un gran sociali.. (se pilla la ironía ¿no?) y grito, y le increpo, y le pido que respete la voz de la militancia. 

Y de golpe ya no soy socialista, porque lo dice Antonio Miguel Carmona. Nos dice que los que gritemos e insultemos a compañeros no somos socialistas.
Señor Carmona, le estoy gritando a un ex militante de Alianza Popular ¿qué compañero ni ocho cuartos? 

Pues nada, golpe consumado, el candidato que yo voté, dimite. 

Y a mí nadie me ha preguntado si quiero que dimita, ni a quien quiero para sustituirlo. 

Y dicen que se abstendrán con Rajoy, pero yo, que como dije, soy cortito, le digo a una señora que me pregunta que eso antes lo consultarán. Que si nos consultaron el pacto con Ciudadanos, esto también lo harán. 

Hasta que... 


El PSOE ya no es mío.
El PSOE ya no es nuestro.

.......................



Tranquilos, esto solo era un ejercicio de imaginación. Yo no soy del PSOE. Porque los que lo son, no pueden sentirse engañados ahora. No, cuando su partido pactó con la derecha de Ciudadanos dos veces, en Andalucía y en España. No, cuando Felipe González sigue siendo voz autorizada, ni cuando cambiaron la Constitución para pagar a Alemania la deuda con billetes de lágrimas de desahuciados españoles. 


Por eso no soy del PSOE, y si alguna vez lo hubiera sido, hace tres vidas que habría salido corriendo. 

Pero si soy del sur. El sur de Felipe González y Susana Diaz. 

¡Ay mi sur! 

miércoles, 28 de septiembre de 2016

EXPLÍCAME LO DEL PSOE


- ¿Qué pasa tío?
- Ahí vamos Leka, buscando curro.
- Lo de siempre.
- Tío, ¿a ti te mola la política y todo el tema no?
- Claro coño, hay que estar informados.
- ¿Y qué es lo que ha pasado en PSOE?
- Pfff anda que me lo pones fácil colega... Invítame a un café y te lo intento resumir.
- Eso está hecho. ¡Jefe! dos cafés con leche aquí,  uno largo de leche.
- A ver, ¿sabes que al PSOE le ha ido cada vez peor en las últimas elecciones no?
- Aro.
- Pues después de las últimas elecciones, los que dicen que mandan en el PSOE se quieren cargar a Pedro Sánchez por esos malos resultados.
- ¿En el PSOE no manda la gente?
- Bueno, no es tan fácil, tienen sus órganos de dirección y esos rollos.
- Vamos, que al final deciden ellos...
- Pues casi que sí.
- ¿Y el Pedrito ha hecho lo que le ha dado la gana y se ha pegado el hostión padre no?
- Bueno, en realidad ha hecho lo que le ordenaron los que mandan. Pactó con Ciudadanos, le cerró la puerta a Podemos y a los nacionalistas... Esas cosas.
- Pero si el guapito era colega de la Susana ¿no? Pa que no ganara el Medina ese.
- Madina, no Medina.
- Bueno ese.
- Ahora el Madina va con la Susana.
- Ole el tío ahí.
- Son intereses ocultos.
- ¿Y por qué no pacta con Podemos y a lo mejor se suma luego alguien?
- Porque tiene solo 85 escaños y dice la Susi que eso es muy poco.
- Ahhh vale, que con Podemos suma menos que con Ciudadanos y por eso no quieren.
- No, en realidad con Podemos suma más, 26 diputados más.
- Pues no lo pillo.
- Espera que voy a pedir una más de azúcar.
- Bueno, entonces ¿otra vez a elecciones?
- No se sabe, algunos barones quieren dejar que gobierne Rajoy.
- Anda ya. Si el Rajoy es de derecha y los que votan al PSOE son de izquierda, ¿Cómo van a querer eso?
- Pues no sé pero eso quieren algunos.
- Si ademas los del PP tienen la mano mu larga.
- Ya....
- Bueno y al final, ¿qué?
- Pues habrá un congreso y decidirán los que están apuntados al PSOE.
- Ah bueno, entonces bien.  To solucionao.
- Pero Pedro Sánchez quiere que sea ya y los peces gordos no.
- ¿Y para qué lo quieren atrasar?
- Porque si lo retrasan, lo de dejar gobernar a Rajoy no lo deciden ellos, y no la gente.
- Hostia que espabilados, lo alargan para que la gente no pueda decir nada.
- Ya ves.
- Vaya tela. Y el Felipe metiendo caña ¿no? Algo he escuchado picando al Pedrito.
- Sí.
- ¿El Felipe también quiere que gobierne Mariano?
- Sí, lo ha pedido muchas veces.
- Ojú, no hace tiempo que se quitó la chaqueta de pana el Felipín.
- Ya te digo.
- ¿Entonces tú que entiendes, quién lleva razón?
- Es complicado, a ver...
- Illo, tu estas enpanao. Tanto tuite y tanta política pa na. Lo que no quieren en que llegue Podemos y se les acabe el chollo a los caraduras estos, hacen lo que sea para que el coleta no les revise el cortijo. Aunque tengan que dejar gobernar al golfo de Rajoy. Quieren seguir como siempre, ahora robo yo, ahora robas tú.
- Pues igual...
- Bueno quillo, paga tú que yo estoy tieso.
- ¿No me ibas a invitar tú?
- Sí, más pa lante, como el congreso del PSOE.
- No sabes tú na. Venga, nos vemos con los ojos.

domingo, 4 de septiembre de 2016

DESMONTANDO AL PSOE


Pues la investidura de Rajoy ha fallado, al menos de momento, y los partidos ya miran de reojo la posibilidad de nuevas elecciones.

Y en concreto el PSOE ya prepara el terreno abonándolo con las mismas mentiras que utilizó en las votaciones del 26 de Junio.

Basta ver las recientes declaraciones del nunca suficientemente llamado cínico, Pedro Sánchez,  y sus secuaces, para comprobar que el PSOE repetirá estrategia.

Una estrategia que les es tan familiar que les sale de manera natural : La mentira.

Y desde mi humilde rincón quiero intentar desmontar algunas de esas mentiras para que cuando los ciudadanos vayan a votar elijan la opción política que crean oportuna, pero lo hagan desde la verdad.

Difícil en España con medios de comunicación que despiden a Fernando Berlín o Ignacio Escolar, al tiempo que hacen comisario a Marhuenda, pero hay que intentarlo.

Mentira 1: PODEMOS APOYÓ A RAJOY.

Podemos no ha apoyado en ningún momento a Rajoy, de hecho, a nadie se le ha pasado por la cabeza que Podemos votara a favor de la investidura de Rajoy.

Podemos no apoyó a Pedro Sánchez en su investidura precisamente porque el acuerdo que llevaban firmado PSOE  y Ciudadanos era justamente continuar con las políticas del señor Rajoy.
Hemos de recordar que ese pacto de los mal llamados socialistas con los bien llamados liberales incluía medidas tan poco sociales como la subida del salario mínimo de un ridículo y vergonzante 1% (recordar que en campaña el PSOE prometió subirlo a 1.000 euros), la NO derogación de la reforma laboral del PP, la NO derogación de la ley Wert, la NO derogación de la ley mordaza, y en un ejercicio de la más absoluta vergüenza intentó colar en dicho pacto un abaratamiento del despido.

Así que resumiendo, Podemos no apoyó a Rajoy, Podemos rechazó a Pedro Sánchez precisamente por continuar sus políticas.

Mentira 2: PODEMOS VOTÓ EN CONTRA DE SÁNCHEZ POR INTERÉS ELECTORAL.

Esta es más fácil de desmontar y rápida, Podemos votó en contra del señor Sánchez, además de por las razones anteriores, por expreso mandato de su militancia que en un ¡¡88%!! votó contra ese pacto.

Mentira 3 : PODEMOS BLOQUEÓ UN GOBIERNO PROGRESISTA REFORMISTA.

A pesar de que en los puntos anteriores ya ha quedado claro que ese pacto entre PSOE y Ciudadanos era cualquier cosa menos progresista, aun con eso, no fue Podemos quien lo bloqueó, pues hay que recordar que Albert Rivera manifestó en infinidad de ocasiones que no acordaría nada con Podemos.

Pero para que observen hasta que punto llega la desvergüenza y cinismo del PSOE, fue el propio Comité Federal del PSOE quien impidió cualquier negociación con fuerzas independentistas.

Hay que ser profundamente miserable de moral para acusar a alguien de bloquear algo que tu mismo has bloqueado. Como digo hay que ser profundamente miserable..... O ser el PSOE.

Mentira 4: EL ACUERDO NO SE FIRMÓ PORQUE PODEMOS QUIERE QUE GOBIERNEN LOS INDEPENDENTISTAS.

Dada la configuración del parlamento, y que Podemos no quiere pactar con la antigua derecha ni con la nueva, era necesario la abstención de las fuerzas nacionalistas.
Esos partidos, nos gusten o no, representan a cientos de miles de personas de Catalunya o País Vasco, y es pestilentemente curioso que para un partido socialista y federalista, los nacionalistas sean más diablo que los neoliberales de Albert Rivera.

Podemos no quiere la independencia de Catalunya o País Vasco, pero considera fundamental en un país democrático que sus habitantes puedan expresarse. Es altamente contradictorio decirle a los catalanes o vascos que los queremos en España al tiempo que les decimos que no queremos escucharlos.

Mentira 5: PODEMOS SOLO QUERÍA SILLONES

Recordemos que PSOE y Podemos habían sacado un número de votos tan sólo separados en 300 mil. Estando ambas fuerzas tan igualadas, ¿qué tiene de malo que Podemos quiera estar en el gobierno? ¿Qué tipo de legitimidad tiene la segunda fuerza para excluir del gobierno a la tercera cuando sólo le separan tan escaso nunero de votos?
Puede que la presentación del gobierno que hizo Podemos no fuera la más acertada, pero no había nada reprochable en su petición.
Es más, visto el acuerdo alcanzado por los llamados Obreros con el partido del Ibex no estaba el gobierno para dejarlo en manos del PSOE sin ningún control.

Estas y otras mentiras son las que nos ha repetido y seguirá repitiendo el PSOE durante meses.
Véanlo en la televisión, en los periódicos, en Twitter... Véanlo.

Pero no hagan caso de aquello de que una mentira repetida se convierte en verdad.

No es así, y aunque sigamos llamándolo PSOE, no es ni socialista, ni Obrero.

Repetirlo no lo convierte en verdad.

domingo, 3 de julio de 2016

LA (DES)VERGÜENZA DEL PSOE


Podemos ha sacado un resultado electoral por debajo de lo esperado. No haber movilizado a todo el electorado de las confluencias es una decepción que debe provocar, como ya ha hecho, un periodo de análisis y autocritica.

Creo que debo empezar así, porque yo no soy militante del PSOE, no tengo interés en camuflar una realidad en la que Podemos no ha conseguido todo lo que esperaba.

Ahora bien, dicho esto y asumido el error que tocará enmendar, sí puedo decir con orgullo que Podemos es el único partido que no ha puesto excusas. Su objetivo era gobernar y no se ha conseguido.

Pero, ¿cuál era el objetivo del PSOE? Dijeron que ganar las elecciones, pero vista su desbordante alegría al quedar segundos, queda evidenciado que jamás fue ese el fin.

Da vergüenza ajena (a los del PSOE no les da ni propia) ver al líder de un partido de 137 años de historia celebrar exultante que un partido de dos años de vida no lo haya adelantado.

Da vergüenza ajena (a los que la conocemos, no a los del PSOE) ver como el candidato a presidente (aquí es cuando los reímos), ríe sin tapujos sabiendo que le separan 50 escaños del partido más corrupto de la historia española. Cincuenta se dice pronto, pero cuenten uno a uno y verán que se tarda.

Da vergüenza ajena (en realidad da risa) ver a Susana Diaz hablando de Podemos cuando ella ha perdido en Andalucía. No ha sido capaz ni de ganar en su propio cortijo donde dispone de Televisión a medida y redes clientelares. Ni con eso Susana Diaz ha sido capaz de ganar en una tierra profundamente de izquierdas (se supone). Y ahí la vemos, dicharachera ella porque Podemos no la ha sorpasado.

Da vergüenza ajena (y asco, mucho asco) ver como en el PSOE no se hace la más mínima autocritica de un pacto con quien ahora pactará con el PP. ¿Ha cambiado Ciudadanos? Por supuesto que no. Ciudadanos siempre abogó por un pacto en el que estuviera el PP.
Cambiaron ustedes, los sociolistos.

Da vergüenza ajena (salvo a aquellos fanáticos que les importa su partido más que España) ver como se abrazan los socialistas responsables de haber obtenido, por segunda vez consecutiva, los peores resultados de su historia. No parecen haberse enterado aún de que han vuelto a perder escaños. SíSí, otra vez, y no sésé cuantas van.

Da vergüenza ajena (a los verdaderos socialistas) la perspectiva de que Rajoy gobierne con una abstención del PSOE. Gente de izquierda de verdad no puede en absoluto esbozar una sonrisa cuando sabe que la derecha de los recortes gobernará este país con el consentimiento del que fue su partido. Porque esos socialistas de verdad miran con miedo a la derecha, incluida la de Ciudadanos, no a un Podemos que durante toda la campaña les ofreció un frente contra esa misma derecha cruel.

Y por último, da vergüenza ajena haber visto una campaña electoral donde el PSOE, supuesto partido de izquierdas (no se rían) no ha dedicado sus esfuerzos a luchar contra la derecha, sino a insultar a muchos de sus ex votantes que ahora optan por Podemos tras sentirse huérfanos de socialismo que los defendiera.
¿Cuan ruin puede ser un partido cuando para mantener sus privilegios es capaz de atacar a aquellas personas que durante años les entregaron sus votos con ilusión?
Ni lealtad se les vislumbra.

Pero nunca se trató de ganar. Nunca se trató de gobernar un país para aliviar a los ciudadanos de las políticas de una derecha corrupta. Siempre se trató de evitar que Podemos llegara al poder para que no perdieran sus cómodos asientos en los consejos de administración de grandes empresas, ni sus chanchullos en los cursos de formación.

Nunca importó el sufrimiento de otros si con ello los señores socialistas seguían en sus cargos.

Nunca les importó ganar un país, solo les importó no perder sus privilegios.

Enhorabuena, lo han conseguido.

De momento.

sábado, 9 de abril de 2016

PACTO ANTI-PODEMOS

Parece que es necesario hacer un poco de memoria y de resumen para que los manipuladores de siempre y los nuevos no nos vendan una película producida por el Ibex y protagonizada por Pedro Sánchez.

Parece, como digo, que va a hacer falta recordar que antes de la campaña electoral, el socialista de yates y puros, sí el de la cal viva, ya expresó claramente que prefería un pacto con el PP antes que con Podemos. ¿Se nos había olvidado?

Parece también que tenemos que acordarnos cuando en dicha campaña el muñeco, Pedro "ken" Sánchez, llamó una y otra vez derecha a Ciudadanos. Nuevas juventudes, cachorros de FAES, el nuevo PP... Son algunos de los términos en los que Sánchez se dirigió al partido de Rivera con el que más tarde firmaría el acta de defunción del socialismo del PSOE (si alguna vez lo hubo).
Con esa derecha es con quien el juguete de Susana Diaz firmó un acuerdo que incluía el 80% del programa de Ciudadanos. Con esa derecha.
Que poca memoria tienen.

Habrá que volver a decirles a los socialistas, perdón a los del PSOE, que ese pacto fue rechazado por TODAS las fuerzas políticas del congreso. Todas señor Sánchez, no sólo Podemos. Todas seños Hernando, Izquierda Unida, Compromis (con quien ustedes gobiernan en Valencia), En Marea, Independentistas... Todas, aprendiz barato del más barato aún Alfonso Guerra.

Me veo también tristemente obligado a recordarles a los del "mestizaje ideológico" que su pacto con lo que ellos llamaban derecha sumaba MENOS que un pacto con Podemos. He repasado mis libros de matemáticas para ser riguroso y sí, 40 diputados (los que tiene Ciudadanos) es menos que 69 diputados (los que tiene Podemos). No lo digo yo, lo dicen los libros de primero de Primaria de todas las editoriales. Les recomiendo su lectura.

Habrá que insistir, porque no se enteran, o más bien no se quieren enterar, que Podemos no sólo propuso un un acuerdo que incluía una justa distribución del gobierno según los votos, sino que aunque lo quieran ocultar ustedes, incluía un documento de cien páginas con su correspondiente memoria económica. No eran sólo sillones, aunque es absolutamente justo reclamarlos, eran medidas señor Luena, de hecho, medidas mucho más socialistas que lo que usted ha sido en toda su indecorosa existencia política.

Y se ofendieron estos socialistas de mierda porque un partido político que les iguala en votos quisiera una representación justa en el gobierno.

Y después de la cascada de mentiras vergonzosas contra Podemos, se sentaron a negociar. Y Pablo Iglesias, pecando incluso de blando, renunció a esa petición de vicepresidente (sí, aunque les parezca extraño, a las peticiones también se puede renunciar, no sólo a lo conseguido). Y lo despreciaron ustedes, dijeron que él se la dio y él se la quitó.
No señores, él rebajó una petición justa por el bien del país.
Pero los señores barones que manchan las siglas se rieron, se rieron porque les parece extraño que un partido con 5 millones de votos quiera la vicepresidencia cuando ellos tienen.... Oh! 5 millones de votos.

Y en el último acto de la negociación, Podemos establece unos puntos en los que está dispuesto a ceder, pues se toma la negociación en serio. ¿Y que hace el PSOE y los encoca... perdón los engominados de Ciudadanos? ¡Decir que Podemos no cede!

Es que hay que tener un nivel de imbecilidad o de desfachatez (o de ambas) que raya en personaje de Torrente.

Podemos, ha sido el único que ha hablado de medidas concretas. Diganme una sola medida concreta que Pedro Sánchez, antes conocido como el yerno ideal, haya hecho a Podemos. No caen ¿verdad? Es que no existe.

Sólo ha existido una retahíla de acusaciones vacías de contenido e insultante en las formas con el único propósito de atacar a una formación con bastantes más socialistas que el PSOE.

Y mientras Ciudadanos, disfrutando. El nuevo PP, las nuevas juventudes, disfrutando de cuanto han caricaturizado a un partido que se dice Obrero.

Nos veremos en nuevas elecciones (por supuesto la consulta a las bases de Podemos dará un NO rotundo a Sánchez - Rivera) y yo me sentaré en el sofá a reírme viendo como el PSOE ahora ya no llamará derecha a Ciudadanos. Me sentaré en el sofá a ver algo que no hemos visto nunca : una campaña electoral donde un partido de izquierdas y uno de derechas se hacen pajillas. Va a estar curioso.

¿Porque no creo que se ataquen no?
Sería demasiado evidente que nos están llamando tontos, y aunque muchos les hayan votado, no lo serán tanto.

Vamos, digo yo.